diumenge, 20 d’abril de 2008

Clara Blanc

Con el caso de Clara Blanc se reabre el debate nunca cerrado sobre la eutanasia que se reavivó con Chantal Sébrine.
Como dice la misma Clara, el caso de la maestra que murió el pasado 19 de marzo, le hizo venir ganas de manifestarse i así escribió una carta a Sarkozy.
Clara tiene 31 años y a los 25 se le detectó una enfermedad genética muy grave que después de muchos sufrimientos y pérdidas progresivas de movilidad, le llevarán a la muerte.
Clara está a favor del suicidio asistido cuando la vida se convierte en una agonía.
La legislación francesa permite la interrupción del tratamiento médico para dejar morir al paciente pero prohíbe la eutanasia activa. En otros países como Holanda, Bélgica y Suiza se permite este último tipo de muerte asistida para determinados supuestos.Es evidente que es necesaria una reforma de la legislación referente a este tema como mínimo a nivel europeo.