divendres, 15 de febrer de 2008

Teoría del remero

Estudios empresariales de optimización de los procesos productivos explican la teoría del remero, donde en una competición del remeros una empresa española y otra de japonesa se enfrentaron.
En la salida los japoneses ya cogieron una ventaja considerable hasta sacar una hora de diferencia en la embarcación española en la línea de meta.
Los responsables de la empresa española se reunieron después de la actuación deplorable de su grupo y sacaron una serie de conclusiones después de muchas horas, cafés y comidas a restaurantes lujosos:
Los responsables del combinado español me hecho patente que el equipo japonés estaba formado por una cabeza y diez remeros, metro el nuestro estaba formado por cinco cabezas y cinco remeros, las conclusiones después de analizar el problema se claro y por el próximo año tomaremos las medidas necesarias... rodarán cabezas.
El año siguiente sólo dada la salida el japoneses empezaron a distanciarse y llegaron a meta con dos horas y cuarto de ventaja sobre el grupo español.
Después de algunas reuniones y muchas comidas de empresa los españoles llegaron a las conclusiones siguientes:
El combinado nipón ha repetido estructura en su embarcación,mientras que la nuestra después de la adopción y puesta en marcha de las medidas eficaces resultantes de las conclusiones extraídas del análisis del año anterior consistentes en la formación de un nuevo grupo compuesto por cuatro cabezas, dos asesores, un supervisor y tres remeros, tienen que concluir qué: Los remeros son unos incompetentes.
El año siguiente el resultado de la carrera acabó con una ventaja de tres horas y media del combinado nipón sobre el español.
Las conclusiones de la consiguiente tanda de reuniones y comidas finalizó con las siguientes conclusiones:
El japoneses han repetido a su tradicional tripulación mientras que a pesar de la eficiente tarea del equipo directivo de la embarcación formado por cabezas, asesores, auditores todos ellos con plushueso fijas, me denotado que el remero sobre todo a partir de la quinta milla náutica ha empezar a dar muestras de pasotismo, relajación, ineficacia. Además ha insultado a sus superiores sacándoles la lengua y ha tenido la barra pedir un descanso.
El próximo año el remero será contratado a través de una subcontrata, cosa que nos hará ahorrar costes laborales y el equipo directivo tendrá un plus en consonancia a la valía demostrada en todos estos años.